¿Presidente o presidente?

El uso de las letras mayúsculas es uno de los aspectos de la ortografía que más dudas produce en nosotros los hablantes, especialmente en lo que se refiere a títulos, cargos y nombres de dignidad. Así, cuando nos encontramos ante expresiones como el presidente de la república, el papa, el ministro, el rey o la reina, el director general, etc. dudamos entre si los escribimos con letra inicial mayúscula o no.

La Ortografía de 1999 señalaba que los títulos, cargos o nombres de dignidad se escribirían con minúscula solo en caso de que se acompañaran del nombre propio de la persona. Por lo que, aún es posible encontrar ejemplos como El presidente Ollanta Humala ha anunciado…; La ministra de educación, Patricia Salas, declaró… Pero, cuando no apareciera expreso el nombre propio de la persona recomendaba escribirlo con letra inicial mayúscula: El Presidente ha anunciado…; La Ministra de Educación declaró… Esta práctica aún es frecuente encontrarla, especialmente en cartas, circulares, memorandos, etc. Sin embargo, la normativa ha cambiado, pues según la nueva Ortografía de la lengua española (2010) «Los sustantivos que designan títulos nobiliarios, dignidades y cargos y empleos de cualquier rango (ya sean civiles, militares, religiosos, públicos o privados), deben escribirse con minúscula inicial por su condición de nombres comunes, tanto si se trata de usos genéricos: El rey reina, pero no gobierna; El papa es la máxima jerarquía del catolicismo; El presidente de la república es un cargo electo; como si se trata de menciones referidas  a una persona concreta (…)». De esta manera, desde la vigencia de la nueva Ortografía, solo es correcto escribir: el director, el decano, el rector, el ministro, el juez, etc. vayan o no acompañados de los respectivos nombres propios.

No obstante, en la norma académica se hace una aclaración permisiva para el ámbito jurídico-administrativo. Así explica que, debido a que en la práctica los hablantes guardan cierto respeto en el tratamiento de los nombres de los cargos, es posible escribirlos con mayúscula en textos jurídicos, administrativos y protocolarios o en cartas dirigidas a personas de altos cargos, aunque sin dejar de insistir en recomendar explícitamente «acomodarlos también en estos contextos a la norma general y escribirlos con minúscula». Por ejemplo: El director general de la empresa, don Carlos Ramírez, envió una carta al ministro de Relaciones ExterioresEl papa Francisco tendrá una cuenta en la red social.

Fuente: http://castellanoactual.com


No hay comentarios todavía.

Dejá un comentario

(requerido)

(requerido)


Security Code: