Nueva Cultura

En esta entrega de la Revista publicamos dos poesías de un joven y prometedor escritor, Gonzalo Unamuno. Él, al igual que muchos otros, han respondido a la convocatoria que se ha realizado desde el Instituto de Cultura del Centro Universitario de Estudios (CUDES). Estamos dando paso a los exponentes de la nueva cultura de nuestro país.

Los dejamos, sin más preámbulos, que se sumerjan en la belleza de las palabras de este poeta…

1

Los días de ella

Por alguna razón es martes, otro,

con su cóctel de colores repetidos

con sus estas otras cinco de la tarde y sigo haciendo nada.

Pienso que tal vez vaya a poder

con mi destierro de su piel imaginario,

la ensoñación donde un día cualquiera me adentro

cuando enrostro una calle con su cara.

Como el instante también del día ese,

en que fueron mis líneas en su búsqueda

para arrastrarla delante de mis ojos.

¿Somos?

¿Qué es esto, lo creado,

esta desesperanza sin dos que nadie espera?

¿Qué me niega inasible en la memoria,

la amarilla autonomía de su pelo?

¿Cómo ir del que siente al que ejecuta

sosteniéndome de pie en lo sentido?

Pudo ser otra, me convenzo, o miércoles.

Pero es martes hoy en que me encallo

sin posible en el bolsillo de mañana

sin haber en el hay de este presente.

Un martes más, otro, dan las cinco y sigo haciendo nada.

No hay ninguna moraleja en esto.

Me pregunto si voy a morir

antes de que suene el teléfono y sea ella,

o jueves, o viernes, o domingo.

2

Mal por mí que otra vez

que como siempre

no contuve la verba escaladora

la prisa tan afuera de la pausa

mi ego sin compañera para el baile,

que no pude,

pésimo por mi, triste,

desdoblar la carta tan marcada

la aparente pulcritud de mis esquemas.

Pero anoche

por otro sí en la redundancia

estábamos célebremente ebrios,

rendidos a qué placeres mal supuestos,

solos en la luna de los locos,

y tu risa, créeme, era una urgencia.


No hay comentarios todavía.

Dejá un comentario

(requerido)

(requerido)


Security Code: