Tanti

Por Liliana Massocco*

Tanti, o “Solar de Piedra”, en la lengua de los comechingones, es el centro geográfico de la Argentina. Con innumerables atractivos paisajísticos, religiosos e histórico-culturales, se ubica a unos 15 km de Villa Carlos Paz  y a 867 m sobre el nivel del mar.

En sus orígenes, en tiempos coloniales, fue la primera posta del viaje entre Córdoba y San Juan. Como fecha de fundación se toma el 23 de marzo de 1848, día en que se habilitó la iglesia de Nuestra Señora del Rosario del Milagro, una de las reliquias edilicias, en torno a la cual se edificó el resto del pueblo. Sus paredes son de adobe sólido y muchos artistas la retrataron en sus lienzos, tal el caso de Luis Pedrotti.

Tanti es un destino especial para los amantes del turismo de aventura, por la gran cantidad de actividades que es posible llevar a cabo desde allí, entre otras, recorrer  infinitos arroyos y quebradas: el pueblo es la puerta obligada para los escaladores del cerro Los Gigantes (a 30 km), cuya cumbre se encuentra a 2465m.

El río Yuste es ideal para la pesca deportiva de truchas.

El arroyo Tanti, que se origina en vertientes serranas, forma, a lo largo de su recorrido, seis piletas naturales que generan otros tantos balnearios: “El diquecito”, “Sans Souci”, “La olla”, “Villa Douma”, “Los árboles”. “La isla” –en la confluencia de los arroyos Tanti y Los Sauces y “Los sauces” –sobre el arroyo del mismo nombre-.

Mención aparte merece la cascada, sobre el arroyo Tanti, con un salto de agua de 20 m de altura entre paredes de granito y espesa vegetación, cueva de helechos y “pozo del indio”, lugar de gigantescos morteros, rastros de los indígenas lugareños.

La reproducción del Calvario de Jesús y la “gruta de la Virgen de la medalla milagrosa” son sitios muy visitados, sobre todo por viajeros católicos.

El Anfiteatro Municipal, la Casona “Las Tres Marías”, uno de sus primeros hoteles, y su circuito de ruinas coloniales (un antiguo monasterio, restos de una posta colonial, la residencia de la tradicional familia Medina Allende y una casa de adobe de 150 años), son otros atractivos del pueblo

Cascada los Chorrillos. Muy cerca de Tanti, escondida en el faldeo oriental de las Sierras Grandes, una hermosa quebrada cubierta de frondosa vegetación y ambiente casi salvaje, es el escenario por donde fluye el arroyo Los Chorrillos. Allí, descendiendo entre paredes casi paralelas y tallando en la roca dos espectaculares ollas escalonadas, hay un increíble salto de agua (de casi 100 metros de altura). A una altitud estimada en 1,000 msnm, la zona que contiene a la cascada mezcla grandes áreas de roca expuesta con abundante vegetación arbustiva. Precisamente, el “romerillo” (cuando florece) le da al paisaje un especial tono dorado, mezclado con “espinillos”, “manzanos de campo” y, por debajo, un pastizal muy denso de gramíneas que es importante conservar (para que el agua de las lluvias sea retenida por el suelo y no provoque erosión en las laderas). Los árboles están representados por el “molle de copa globosa” (verde oliva) y de un brillo particular, y por el “quebracho colorado serrano”, que desde fines de julio a septiembre presenta en sus hojas un color rojizo amarillento muy hermoso. Entre la fauna, encontramos vizcachas, cuises, pumas o leones serranos, gatos del monte, comadrejas overas y zorros grises. Entre las aves pueden apreciarse águilas escudadas, aguiluchos comunes, halconcitos colorados, congos cabeza pelada, jotes cabeza colorada, chingolos, zorzales y halcones peregrinos.

El barrio “El Durazno”, con pintorescas casas, añeja arboleda y un pequeño arroyo permite, desde sus balcones naturales, observar gran parte del valle.  “Flor serrana”, a orillas del arroyo Cristal, posee una pileta natural y hermosas cascadas.

Fuente: enjoy-argentina

++++++

* Profesora en Letras (UCA). Directora del Boletín Digital. Directora de Publicaciones del Instituto de Cultura del CUDES.


No hay comentarios todavía.

Dejá un comentario

(requerido)

(requerido)


Security Code: