Dicho: “No alabes ni desalabes hasta siete Navidades”

Como se necesita tiempo para analizar las cosas y conocer a las personas, este refrán aconseja no aventurar juicios prematuros ni dejarse llevar por la primera impresión.

Apela a la prudencia, precaución y cautela al opinar: no conceptuar con ligereza a personas o cosas, ni dar una opinión improvisada –de descalificación o alabanza súbitas- sino esperar que la experiencia permita hacerlo acertadamente. Cuanto más se mediten los juicios mejor será.

¿Por qué siete Navidades? ¿Significa que no debemos opinar de algún tema hasta pasado todo ese tiempo? No necesariamente. Tal vez la elección del número sea por una cuestión de sonoridad poética; puede también estar vinculada a la importancia simbólica del número siete entre los católicos o a la superstición popular (las siete vidas del gato, los siete años de mala suerte cuando se rompe un espejo… quién sabe).

L.M.


No hay comentarios todavía.

Dejá un comentario

(requerido)

(requerido)


Security Code: