Yo, argentino

Al estallar la guerra de 1914, era presidente en la Argentina, Roque Saenz Peña, quien proclamó la neutralidad del país. Al sucederlos dos años después, Hipólito Yrigoyen continuó esa política y la sostuvo con mayor rigor. Eran tiempos en que muchos miembros de la alta sociedad, artistas y escritores, acostumbraban pasar largas temporadas recorriendo Europa. La guerra los sorprendió allí sin que muchos se arriesgaran a cruzar nuevamente el Atlántico. Ante cualquier dificultad que se les presentaba con las autoridades de los bandos litigantes, exhibían el pasaporte acompañado de la frase “Yo, argentino”.

La frase, ahora es usada para indicar que uno no está dispuesto a comprometerse en alguna situación, como síntoma de indiferencia.


No hay comentarios todavía.

Dejá un comentario

(requerido)

(requerido)


Security Code: